ciencIA, SALUD y VIDA

29 estudios comprueban que consumir nueces combate enfermedades mortales

Una razón para amar el invierno

 

Sólo 1 oz diaria (28 gramos) de nueces es suficiente para reducir el riesgo de enfermedades mortales. Piense en las enfermedades del corazón, el cáncer y la obesidad. 

 

Las enfermedades cardiovasculares y el cáncer siguen siendo las dos causas más comunes de muerte. Representan 25,5 millones de muertes en todo el mundo. La obesidad es la segunda causa principal de muerte prevenible en los Estados Unidos, con más de 300.000 muertes al año.

Los estudios sugieren que 1 oz (28 gramos) de nueces diariamente reduce el riesgo de enfermedad coronaria en un 30 por ciento. Cáncer en un 15 por ciento. Muerte prematura en un 22 por ciento. A la mitad el riesgo de enfermedades respiratorias. El riesgo de diabetes en casi un 40 por ciento. Las nueces son tan buenas, que algunos expertos piensan que deben ser prescritas como remedios naturales en el Reino Unido.

Dagfinn Aune, coautor del estudio, de la Escuela de Salud Pública del Imperial College de Londres, dijo: "Encontramos una reducción consistente en el riesgo entre muchas enfermedades diferentes, lo cual es una fuerte indicación de que existe una relación subyacente real entre el consumo de nueces y diferentes resultados de salud."

Dagfinn y sus colegas realizaron una revisión sistemática y metaanálisis de estudios relacionando el consumo de nueces y riesgo de enfermedad cardiovascular, cáncer total y mortalidad por todas las causas específicas. "Es un efecto considerable para una cantidad tan pequeña de alimento", dijo Dagfinn.

Las nueces se consideran un súper alimento porque poseen cualidades antiinflamatorias y también son altas en proteína y fibra. 

 

Las nueces incluyen almendras, avellanas, castañas de cajú, pistachos y pacanas. Las nueces de Brasil y cacahuetes también se incluyen debido a sus propiedades nutricionales similares y su uso culinario. 

 

Las nueces son buenas fuentes de fibra dietética, magnesio, grasas poliinsaturadas, vitamina E y antioxidantes. Estos compuestos disminuyen la resistencia a la insulina, las concentraciones de colesterol y el estrés oxidativo; bajando el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

 

Los investigadores analizaron 29 estudios globales para evaluar el vínculo entre nueces y mejor salud. Se trató de 819.000 personas, incluyendo 12.000 casos de enfermedad coronaria, 9.000 casos de accidente cerebrovascular, 18.000 casos de enfermedades cardiovasculares y cáncer y 85.000 muertes.


Publicado en la revista BMC Medicine, los expertos de Imperial y la Universidad Noruega de Ciencia y Tecnología encontraron que comerlos se asoció con una reducción en el riego de esas enfermedades.

 

¿Y por qué el amor al invierno?


En muchos países, hay una tradición de comer nueces en invierno. Tiempo atrás, sin los medios para almacenar alimentos frescos, nueces recolectadas durante el otoño representaban una parte significativa de la dieta de invierno.

Independientemente de lo que comamos en estos días, las nueces siguen siendo una opción inteligente para nuestra salud.

¿Cuales usted prefiere?

146

30.12.2016