ciencIA, SALUD y VIDA

Dieta Medieval en Época Moderna - Viva mejor y tome ¡mucho vino!

Consejos modernos de dieta siguen las mismas ideas básicas. Coma muchas verduras y proteínas, evite los alimentos procesados ​​y beba mucha agua. Este no era el caso en la época medieval.


El Régimen Sanitatis Salernitanum refleja la práctica médica común en tiempos medievales. Los doctores de reyes y reinas lo usaron para mantener a sus clientes saludables. Recomienda vino tinto, huevos frescos, higos y uvas. Casi ninca menciona verduras. Contrario a las modas actuales de salud, celebra el trigo y hace hincapié en la carne. Sólo dos comidas significativas, sin bocadillos. El agua se bebía con sospecha, y el jugo no se menciona.

Pero a partir del 1200s hasta los 1800s, el Régimen era una de las guías de salud más conocidas en Europa, en un momento en que estar sano era vida o muerte. Perdiste la salud, perdiste la vida. Esta dieta prometió mantener a la gente saludable. Los remedios naturales eran la medicina. No había medicina alternativa ... simplemente no había alternativas para la gente común. Punto.

Sarah Laskow decidió probar el Régimen. Durante una semana y media siguió su consejo. Vino diluido para almuerzo y cena; Pan en todas las comidas; tanta carne como pudiera. Pero no sólo qué comer, sino también una guía para la vida cotidiana.

 

Las Reglas


El Régimen siguió la teoría humoral de la medicina. Se centró en equilibrar los cuatro humores del cuerpo: sangre, flema, bilis amarilla y bilis negra. Los alimentos poseían cualidades que ayudaban a mantener el equilibrio: caliente o fresco, seco o húmedo. Estas ideas se originaron en el Mediterráneo antiguo con el médico griego Galen.

Los médicos medievales creían estas ideas sobre cómo funcionaba el cuerpo, pero también se basaban en la experiencia del mundo real. "Ellos justificaron su práctica por humores, pero habían llegado a estas ideas por ensayo y error", dice Noga Arikha, autor de Pasiones y Tempers. Sus ideas sobre cómo mantenerse saludable, al controlar la dieta de una persona, no eran tan diferentes de las actuales. "La idea del equilibrio - que todavía es moderno y sigue siendo sentido común" dice Arikha.

El consejo primordial del Régimen es simple y sensato. No comas demasiado, no tomes siestas en la tarde, no bebas mucho vino. Para mantenerte sano, solo necesitas "una mente alegre, descanso y una dieta moderada".

Pero como hoy, el sentido común no siempre fue aceptado. Tenía que ser explicado. 

Por ejemplo:
¿Por qué comer con moderación? "Comer y beber excesivamente nos hace estar desprovistos de fuerza, soñolientos y perezosos, dañando y debilitando el estómago".
¿Cuál es la ventaja del vino blanco? "El vino blanco te hace orinar mejor que cualquier otro vino."

Hay algunos alimentos específicamente recomendados: huevos frescos, vino tinto y ricos caldos. Higos frescos y uvas son buenas. Manzanas, peras y melocotones, no tanto. Son "melancólicos" el humor asociado con la bilis negra. El trigo y todo tipo de carne son "nutritivos y engordan". El queso fresco también es "nutritivo", pero el queso añejado no lo es: es "frío, constipador, crudo y duro".

Consejos sobre verduras es práctico y aplicado a las preocupaciones de la época: el ajo y el rábano son antídotos contra el veneno. El repollo tiene propiedades laxantes, y los nabos causan gas. La selección de verduras en la Europa medieval era pequeña. América no había sido descubierta. No hay patatas, maíz, tomates, aguacates o pimientos. La espinaca vino con las conquistas árabes del sur de Europa. El azúcar llegó por primera vez a Europa en 1148 con los Cruzados. Pero era un lujo, limitado por siglos.

 
Siete días en el Régimen


Durante siete días, Sarah Laskow decidió seguir el Régimen en el Nueva York moderno lo mejor que pudo.

Día 1

"Despierto por la mañana y empiezo con la rutina: primero me lavo las manos y el rostro con agua fría, me peino el pelo y me cepillo los dientes, paso mucho tiempo estirandome y todo esto se supone que relaje mi cerebro" "¿Esta relajado mi cerebro?, no sé, pero estoy más despierta que después de mi rutina habitual de pasar 20 minutos en la cama navegando por las redes sociales", explica Sarah.

El almuerzo es sencillo: pollo con salsa de hongos, junto con pan, uvas y queso.

Dia 2

Consejos para comer: No coma hasta que su comida anterior haya dejado su estómago. ¿Cómo lo sabes? "Usted será capaz de saber con certeza si tiene hambre, al juzgar su deseo de comida", dice el Regimen. ¿Tengo hambre ?, Sarah se preguntaba todo el día. Una búsqueda de Google trajo que se tarda de 4 a 5 horas para que los alimentos salgan del estómago. Así que aproximadamente 2 horas después de su última comida, ella espera. Y espera, y espera, hasta que el hambre se ha ido y reemplazado por el aturdimiento. La cena es pan y queso fresco.

Día 4

Hasta ahora, Sarah ha descubierto que "ricos caldos" - sin patatas - son difíciles de encontrar en la calle en Nueva York. La barra de alimentos listos para comer de Whole Foods es una salvación: caldo de hueso y cartilagos.

El consejo de "dejar a un lado preocupaciones pesadas" y "abstenerse de la ira" se pone en prueba cuando el coche de Sarah es remolcado por la policia."No hay coches en la Europa medieval, ¿por qué preocuparse?", pensó. Funciona, pero no muy bien.

Día 5

Una diferencia gigante entre consejos de dieta en 1200s y consejos de dieta ahora, es que el Régimen nunca menciona el perder peso. De hecho, todos los "buenos" alimentos se describen como "engordan". Cuando hambrunas y escasez de alimentos eran comunes, el engordar es bueno. Muy bueno. Su cena de guisado de cerdo grasoso con vino tinto fuė genial, y Sarah durmió durante 10 horas. "Me desperté sintiéndome súper", anotó Sarah.

Día 7

El menú diario de Sarah tiene un montón de huevos y caldos. Pero se da cuenta, no tiene suficiente vino tinto.

Día 8

Para Sara, el vino diluido fuė una revelación. Con un sabor como agua con vitaminas - afrutado y azucarado - pero alcohólico. Vino diluido para el almuerzo y la cena, en lugar de soda. O agua. Se sentía un poco mareada y un poco menos ansiosa que de costumbre.

La idea detrás de diluir el vino es un buen ejemplo de cómo la teoría humoral trabaja en la práctica. Y cuan prudentes, creanlo o no, algunas de las recomendaciones de la época precedieron a la ciencia moderna. El agua enfria y por lo tanto mala para la digestión. El vino es "caliente" y ayuda a la digestión. Pero puede ser demasiado caliente. Mezcle vino y agua, y usted tiene una bebida equilibrada. Convenientemente, el alcohol del vino hace el agua más segura matando los microbios.

Día 9

Por ahora, Sarah ha seguido fielmente los consejos de la mañana. Caminar después de las comidas. No hay siestas en la tarde. Coma pan, vino, uvas, queso y caldos. Pero hay una parte del Régimen medieval que había estado evadiendo.

En la Edad Media, el desayuno era sólo para los débiles - ancianos, enfermos, niños. El Régimen no es explícito sobre cuántas comidas al dia. Pero te hace pensar que sólo hay dos comidas. ("No coma una segunda vez hasta que su estómago haya sido purgado")

Ella intentó - no al desayuno. Pero a mediodía estaba mareada y muerta de hambre. El almuerzo es pan, queso, uvas y pollo al vino, ciruelas pasas y aceitunas. Vino diluido para beber. Pero el pollo, ser lo primero del día en su boca se sentía grosero. Hambrienta, realmente hambrienta, ella pasa su comida demasiado rápido. Y luego, el impulso de dormir una siesta. Es difícil combatirlo. Por primera vez, ella realiza el por qué tiene sentido algunos de los consejos cotidianos en el Régimen.

 

Los resultados


Hay mucho que decir - reflexionando sobre nuestro conocimiento moderno - para el Régimen. Dejar a un lado la prisa por ponerse al día con los eventos de las redes sociales de la noche anterior es refrescante. Sin azúcar, lo peor de nuestros vicios dieteticos modernos son eliminados. Al no haber nada picante es más fácil al estómago. Además, usted come como un Rey, un Rey medieval, ¡sobre todo!.

Sarah se acercó a un terapeuta nutricional para ver cómo se compara con las prácticas modernas. Andrea Grandson se especializa en la salud metabólica. "Suena muy saludable, con huevos, vino y caldo", dice. Los huevos son una proteína completa y uno de los más fáciles de digerir. El vino tinto es valioso por su resveratrol y antioxidantes. Los caldos y los guisados ​​extraen los nutrientes de los huesos y los órganos de los animales. "Estaban en el camino correcto buscando la densidad de nutrientes", dice.

Pero, ¿cómo se sintió Sarah? ¿Estaba durmiendo bien? ¿Se sintió con una caída en la tarde?

"La verdad es que me sentía bien comiendo esta comida, era sencilla y abundante, pero nunca me llené. Yo recomendaría hacer un desayuno, tener bocadillos y café", escribio Sarah 

 

"Tal vez comer como un rey medieval podría ser una gran manera de mantenerse saludable".

 

¿Que cree usted? ¿Intentará usted esta dieta?

 

Déjenos su comentario.

383

01.01.2017